Somos expertos en tratamiento periodontal. Consulta a nuestros expertos en odontología sobre cómo tratar casos iniciales o moderados de periodontitis.

Periodoncia en Tenerife

La periodoncia es la rama de la odontología que se encarga de dar tratamiento y solución a las llamadas enfermedades periodontales como, la periodontitis y la gingivitis. Este tipo de afecciones afectan a más de la mitad de la población mayor de 35 años y es la principal causa de pérdida dental en adultos.

¿Qué son la Periodontitis y la Gingivitis?

La gingivitis y la periodontitis son dos tipos de enfermedades periodontales que afectan a las encías, y están causadas principalmente por bacterias. Según el estado de la enfermedad se tratará de gingivitis y periodontitis.

  • Gingivitis: La infección afecta solo a la encía que se inflama, enrojece y empieza a sangrar. Este proceso es reversible detectado de forma temprana.
  • Periodontitis:  Cuando la gingivitis se agrava al no haberla tratado a tiempo, la enfermedad puede derivar a en una periodontitis.  Además de los anteriores síntomas que hemos comentado de la gingivitis, la infección penetra por debajo de la encía formando bolsas periodontales, atacando la raíz y el hueso que sujeta al diente pudiendo provocar incluso su pérdida. Este tipo de enfermedad es irreversible y, además, puede repercutir negativamente en ciertos aspectos de nuestra salud general.

Tratamientos de Periodoncia

El objetivo del tratamiento de la periodontitis es limpiar exhaustivamente las bolsas alrededor de los dientes y prevenir daños en el hueso que las rodea. 

  • Tratamientos no quirúrgicos

Si la periodontitis no está avanzada, el tratamiento puede consistir en procedimientos menos invasivos, entre ellos:

Raspado. El raspado elimina el sarro y las bacterias de la superficie de los dientes y debajo de las encías. Este procedimiento se puede realizar con instrumentos, un láser o un dispositivo ultrasónico.

Alisado radicular. El alisado radicular suaviza la superficie de las raíces, lo que evita futuras acumulaciones de sarro y de bacterias, y elimina los productos derivados de las bacterias que pueden contribuir con la inflamación y el retraso en la cicatrización o la reimplantación de la encía a la superficie dental.

Antibióticos. Los antibióticos tópicos u orales pueden ayudar a controlar la infección bacteriana. Los antibióticos tópicos pueden consistir en enjuagues bucales o geles con antibiótico, que se aplican en el espacio entre los dientes y la encía o dentro de las bolsas después de una limpieza profunda. Sin embargo, los antibióticos orales pueden ser necesarios para eliminar por completo las bacterias que causan infección.

  • Tratamientos quirúrgicos

Si tienes una periodontitis avanzada, el tratamiento puede requerir una cirugía dental:

Cirugía con colgajos (cirugía de reducción de las bolsas). El periodoncista realiza incisiones mínimas en la encía para levantar una sección del tejido de esta y exponer las raíces a fin de realizar un raspado y alisado radicular más efectivos. Debido a que la periodontitis causa disminución de la masa ósea, el hueso oculto se puede volver a moldear antes de que se suture el tejido de la encía nuevamente en su lugar. Una vez que te cures, será más fácil limpiar estas áreas y mantener el tejido de la encía saludable.

Injertos de tejido blando. Cuando pierdes tejido de la encía, se retrae la línea de dicho tejido. Podría ser necesario que te refuercen parte del tejido blando dañado. Normalmente, esto se hace extrayendo una pequeña cantidad de tejido de la parte superior de tu boca (paladar), o de un donante, para adherirla al sitio afectado. Esto puede ayudar a reducir la retracción de las encías, recubrir las raíces expuestas y darle una apariencia más agradable a los dientes.

Injerto óseo. Este procedimiento se realiza cuando la periodontitis ha destruido el hueso que rodea la raíz del diente. El injerto puede estar compuesto por pequeños fragmentos de tu propio hueso, o bien, el hueso puede ser sintético o donado. El injerto óseo ayuda a prevenir la pérdida del diente al sostenerlo en su lugar. También sirve como plataforma para el nuevo crecimiento del hueso natural.

Regeneración guiada del tejido. Esto permite que el hueso destruido por las bacterias vuelva a crecer. Una de las técnicas consiste en que el dentista coloque una pieza especial de tela biocompatible entre el hueso existente y tu diente. El material evita que ingrese tejido no deseado en el área de curación, lo que permite que el hueso vuelva a crecer.

Proteínas que estimulan tejidos. Otra técnica supone aplicar un gel especial a la raíz del diente enfermo. Este gel contiene las mismas proteínas que se encuentran en el esmalte de los dientes en desarrollo y estimula el crecimiento de huesos y tejidos saludables.